JOE MUBARE “NO MAN’S LAND”

Joe-Mubare-No-Man-s-Land

 

Joe Mubare

No Man’s Land

1985. Reprise

Pop/Rock

No se molesten en buscar a Joe Mubare en ninguna lista de los 1001 discos que hay que escuchar antes de morir. Nuestro protagonista ni tan sólo tiene una modesta ficha en Wikipedia, y Google apenas registra la entrada de textos sobre él; los pocos escritos que pueden encontrarse en la Red se quejan precisamente de la poca atención que hasta el momento ha merecido este músico alemán, compositor de bandas sonoras de ignotas películas de sobremesa norteamericanas y teutonas, del que no se espera que aparezca próximamente ningún Searching for Joe Mubare. Aceptémoslo: Mubare no le importa a (casi) nadie y no parece que la cosa vaya a cambiar en el futuro. Sin embargo hay desperdigados por el mundo unos cuantos adeptos a sus discos, sobre todo al bellísimo No Man’s Land (1985), que llegó de tapadillo a las tiendas españolas de música de los ochenta. Debí ser uno de los pocos que me hice con un ejemplar, hipnotizado por ese misterioso nombre de resonancias africanas y por su monocroma portada del skyline de Los Ángeles (donde Mubare sobrevivía en esa época, según parece, como músico de sesión y compositor). Desde entonces no he conocido a nadie que también posea este disco (y créanme que me haría ilusión saber que al menos alguien más lo compró). A pesar de que tres de sus obras están presentes en Spotify, Mubare –como ven– es garantía (involuntaria, eso sí) de exclusividad.

 

Mubare

¿Quién se acuerda de Joe Mubare?

Quizá algunos recuerden vagamente el ritmo minimalista y el recitado contumaz a lo J. J. Cale del single I Love You –al parecer es la única canción de Mubare que llegó en su día a las emisoras de radio–, pero si se deciden a escuchar este disco con atención encontrarán muchas perlas más: No Other Reason suena como si Tom Waits se lanzara a canturrear una canción de los Talking Heads de la época de Remain in Light; Jumbo Oh son siete maravillosos minutos de recitados, cantos tribales y crescendo percusivo, un delirio a medio camino entre una pieza de Steve Reich y una improvisación de un oscuro grupo de pop africano; Lonely Rider, otra orgía de pop repetitivo con trasfondo reggae y tex-mex; y No Man’s Land una desmayada balada digna de los mejores Prefab Sprout. Ya lo ven, Mubare está en los márgenes de la historia de la música popular (tan en los márgenes que de hecho ni aparece); sin embargo este hombre tiene motivos para sentirse satisfecho: no todo el mundo puede decir que ha creado un disco tan hermoso como No Man’s Land, capaz de conmover a un puñado de melómanos de aquí y allá, la mayoría de ellos demasiado vagos y dispersos para dejar testimonio escrito de su devoción por un gran músico que el mundo sigue empeñado en ignorar.

Escuchar No Man’s Land en Spotify:

Anuncios