CHRIS HARWOOD “NICE TO MEET MISS CHRISTINE”

Chris Harwoodchris harwood

Nice To Meet Miss Christine

1970. Birth.

Rock / Folk / Jazz-Rock / Rock progresivo / Soul-Rock / R&B

Como ya sabrán, mis improbables lectores, en Out Of The Present nos gusta aparecer y desaparecer. Por eso tenemos especial debilidad por los artistas de la fuga, los talentos erráticos, discontinuos, cuando no abiertamente problemáticos, que, habiendo podido serlo todo, optaron por poner tierra de por medio. De haber persistido, probablemente, habrían conseguido alguna que otra medalla en  la historia de la música popular, pero eso, para ellos, habría sido demasiado previsible. Con su actitud bartlebyana, alcanzaron algo todavía mejor, la total invisibilidad para el gran público, la gran desmemoria popular, pero el recuerdo permanente de un selecto grupo de chalados, cazadores de músicos en fuga.

christineharwood

Chris Harwood, una de las pocas veces en las que frecuentó un estudio de grabación

A finales de los sesenta y principios de los setenta, en Inglaterra proliferaban las cantantes folk-rock. Entre ellas, destaca la escurridiza Chris Harwood, que a día de hoy no tiene ni siquiera una entrada propia en Wikipedia. Chris llamó la atención con apenas dieciséis años en una serie de actuaciones que tuvieron lugar en el pub londinense Brewer’s Droop, propiedad de Rick Wakeman. Ese mismo año, el sello independiente Birth accedió a grabar este disco de lujosa producción, el único registro que existe a nombre de Harwood. A continuación, la chica se esfumó por completo (es posible rastrear su presencia como corista en algunas grabaciones de Stone the Crows y poco más). El LP pronto se convirtió en pieza de coleccionista, Santo Grial para los cazadores de rarezas que se atizaban en eBay por hacerse con una copia. Fue un placer conocer a Miss Christine, sí, y luego verla desaparecer.

Escuchado hoy, Nice To Meet Miss Christine, continúa siendo un prodigio de sutileza, que combina los ritmos jazzísticos con los desvaríos progresivos bien entendidos, los ritmos country y, por supuesto, el rock entreverado de country, soul y blues. Todo ello conducido por la voz expresiva de Harwood y por un “supergrupo”, en el que hallamos a componentes de Yes, la banda de Joe Cocker, King Crinsom o Spencer Davis Group. Saxos tórridos, teclados humeantes, violines afilados mecen la voz en ocasiones exaltada, a ratos evanescente, de Harwood, una cantante, todavía hoy, en busca y captura. Háganme caso y láncense a escuchar sus obras completas. Serán tres cuartos de hora muy bien invertidos.

Enric Ros

 

Anuncios