THE LOUNGE LIZARDS “THE LOUNGE LIZARDS”

The Lounge Lizards LOUNGE

The Lounge Lizards

1980. EG Records.

Jazz / Jazz-Rock / Post-Bop / Avant-Garde Jazz

Ritmo de jazz, actitud rock. La irrupción de The Lounge Lizards en 1980 llevó a terrenos más áridos, menos complacientes, el manoseado concepto de fusión. Los miembros de la banda comandada por John Lurie ejercían sin prejuicios de rockers exquisitos, o quizá de trogloditas del jazz. En la portada lucen como lo que son: canallas de etiqueta, Reservoir Dogs mucho antes de Reservoir Dogs, vanguardistas de salón y rumbles callejeros a la vez, de orígenes diversos. Al saxofón y los teclados de los hermanos John y Evan Lurie, osados deconstructores del jazz, hay que sumar la guitarra polimorfa de Arto Lindsay (DNA, The Golden Palominos, Ambitious Lovers…), la batería de Anton Fier (The Feelies, The Golden Palominos…) y el bajo de Steve Piccolo. En este primer disco –para mí, el mejor de su discografía– confluye la voluntad de extenuar los hallazgos del bop, de pervertirlo con influencias dodecafónicas y repetitivas, de sacudirlo de electricidad (a Lindsay le cabe el honor de haber sido uno de los Dylans del jazz, de conectar a Thelonius Monk al amplificador).

The Lounge Lizards, dandis y macarras

The Lounge Lizards, dandis y macarras

El disco cautiva desde que escuchamos a Evan, inmisericorde, aporrear con la izquierda el teclado, al que se suma el bajo preciso de Piccolo y el saxo rugiente de John. Desdelas primeras notas de Incident On South Street, se advierte el paroxismo musical, una urgencia que sugiere peligrosidad, que conecta con otros talentos heterodoxos que merodean por diversos abismos musicales como Ornette Coleman, Sun Ra o Lester Bowie y sus colegas de Art Ensemble of Chicago. Harlem Nocturne –inolvidable melodía del compositor para cine y televisión Earl Hagen, usada para la serie televisiva Mike Hammer– adquiere aquí nuevo brío y turbiedad. Do The Wrong Thing es puro avant-garde neoyorkino (el territorio del que provienen al fin y al cabo la mayoría de los Lizards) con bases de funk correoso. Au Contraire Arto, uno de los momentos de borrasca bop del álbum, guiña un ojo con afecto desde su título a la devoción de los franceses de las cavas de jazz por las jams. Inteligentemente, Lurie & co. adentran al oyente en un viaje de progresiva dificultad, que preludia otros ejercicios todavía más desquiciados que vendrán con posterioridad. No es casualidad que el productor de esta rodaja maestra de jazz y otras hierbas sea el gran Teo Macero, nombre imprescindible de la música del siglo XX unido a figuras como Charles Mingus o Miles Davis, pero también a Edgar Varèse.

 

spotify:album:0FVtGzMnkrxY0TJ2evzRvH

 

 

 

Anuncios